Salud Mental

¿QUÉ ES LA SALUD MENTAL?

Según la OMS la Salud mental se define como un estado de bienestar en la cual el individuo es consciente de sus propias capacidad, puede afrontar las tensiones normales de la vida, puede trabajar de forma productiva y fructífera y es capaz de hacer una contribución a su comunidad, y no solo la mera ausencia de enfermedad.

Este concepto también está relacionado con la promoción del bienestar, la prevención de trastornos mentales y el tratamiento, rehabilitación y recuperación de las personas con problemas de salud mental.

La Salud Mental es algo que debemos promover y cuidar!

¿QUÉ OCURRE CUANDO NO HAY SALUD  MENTAL?

Hay una alteración de tipo emocional, cognitivo y/o  del comportamiento en que quedan afectados procesos psicológicos básicos como la emoción, la motivación, la cognición, la conciencia, la conducta, la percepción, el aprendizaje y el lenguaje, lo que dificulta a la persona su adaptación al entorno social y cultural en el que vive y crea alguna forma de malestar subjetivo. (Confederación Salud Mental España)

Es importante entender el trastorno mental  no como un elemento que anula el resto de nuestras capacidades, sino como una parte o circunstancia más de nuestra vida.

PROBLEMAS DE SALUD MENTAL

Antes de entrar en definir los diferentes trastornos mentales, es importante entender que existen tantos problemas de salud como personas. Un diagnostico no define! Solo es una orientación para conocer como se manifiestan algunos de ellos.

Anorexia y bulimia

La anorexia nerviosa es un trastorno de la conducta alimentaria caracterizado por un rechazo a mantener un peso corporal mínimo, un miedo intenso a ganar peso y en una alteración significativa de la percepción de la forma y tamaño del cuerpo.

Por su parte, la bulimia es un trastorno alimentario que se caracteriza por episodios recurrentes de ingestión excesiva de alimentos, acompañados de una sensación de pérdida de control y auto-rechazo. Posteriormente la persona utiliza diversos métodos, tales como vomitar, el ejercicio excesivo o consumir laxantes, para evitar aumentar de peso.

Trastorno de ansiedad

Caracterizado por sentimientos de aprehensión o miedos, de preocupaciones excesivas y desproporcionadas ante situaciones reales de la vida, y acompañadas, según los casos, de irritabilidad, inquietud o impaciencia, dificultad para concentrarse, fatiga, tensión muscular, dificultad en conciliar el sueño.

Las personas con un trastorno de ansiedad sienten en ocasiones una importante desmoralización que puede dar lugar a síntomas depresivos. La detección precoz de los trastornos ansiosos y su tratamiento apropiado pueden evitar estas complicaciones.

Depresión

Los sentimientos de depresión se pueden describir como sentirse triste, melancólico o infeliz. La mayoría de las personas se siente de esta manera alguna vez durante períodos cortos, pero la verdadera depresión clínica es un trastorno del estado de ánimo en el que los sentimientos de tristeza, pérdida, ira o ansiedad interfieren en la vida diaria durante un periodo prolongado. Puede aparecer en cualquier edad, aunque es especialmente frecuente en la adolescencia.

Son variados los síntomas y cada persona los muestra de forma diferente, como la dificultad para conciliar el sueño o exceso de sueño, cambios importantes en el apetito, fatiga, sentimientos de inutilidad y culpa inapropiados, dificultad extrema para concentrarse, inquietud e irritabilidad, falta de interés y placer, tristeza profunda e inmotivada, pensamientos recurrentes de muerte o suicidio, sentimientos de impotencia, desesperanza, abandono y llanto incontrolable.

Esquizofrenia

Es un trastorno mental que puede dificultar a la persona a diferenciar entre experiencias reales e irreales, pensar de manera lógica, dominar y tener respuestas emocionales ajustadas, tomar decisiones y relacionarse con los demás. Estas circunstancias le pueden llevar al retraimiento social y a la pérdida de aptitudes ya aprendidas.

Se manifiesta de forma diversa en cada persona a través de oír o ver cosas que no existen (como voces en su cabeza), tener miedo o creer en cosas que no ocurren en la realidad (que alguien le persigue, que tiene poderes especiales, que la gente habla de él/de ella…), estar convencidos de que les roban o controlan lo que piensan, no expresar sus sentimientos, aislarse, mostrarse apáticos, descuidados en su aspecto y sus tareas cotidianas o con comportamientos incomprensibles para los demás en su medio familiar, social o laboral. Estos síntomas no siempre están presentes todos y en otras ocasiones pueden aparecer combinados.

Un 1% de la población mundial desarrollará esquizofrenia en algún momento de su vida. Se ha hallado este trastorno en todas las razas, en todos los países en el que se han realizado estudios, en todas las clases sociales, en hombres y mujeres. Por lo general, se desarrolla lentamente durante meses e incluso años. Suele comenzar en la adolescencia. No existe una causa única que la provoque.

Cuando se realiza el diagnóstico y el tratamiento de forma individualizada y continuada, aumentan las posibilidades de mejora y recuperación. Los mejores resultados se encuentran cuando se utilizan de forma conjunta tratamientos farmacológicos, psicológicos (apoyo continuado, terapias cognitivas), rehabilitadores, psicoeducativos y de apoyo social. El apoyo, formación y asesoramiento a la familia y allegados, los programas de apoyo comunitario y servicios de integración laboral son esenciales para la integración efectiva en la comunidad.

Fobia

Caracterizada por la aparición de un temor irracional muy intenso y angustioso a determinadas personas, cosas o situaciones, lo que suele dar lugar a comportamientos de evitación.

Hay tipos diferentes según el objeto causante: fobia social (a situaciones sociales), agorafobia (a sitios abiertos) o claustrofobia (a sitios cerrados o de donde es difícil salir), fobia a ciertos animales, etc. Existen tratamientos psicoterapéuticos eficaces.

Trastorno bipolar

Se diagnostica cuando se reconoce en la persona dos periodos diferenciados en el que se alternan episodios maniacos con episodios de depresión mayor. Los cambios entre periodos pueden ser muy abruptos y algunas veces las dos fases se solapan. El episodio maniaco  puede caracterizarse por comportamiento de euforia, hiperactividad, excitabilidad, autoestima desproporcionada, compromiso exagerado en las actividades, comportamientos precipitados. Mientras que el episodio depresivo puede suponer tristeza permanente, sentimiento de desesperanza, ansiedad, culpa y falta de valor, fatiga y desgana, trastornos del sueño, pensamientos frecuentes acerca de la muerte, dificultad para concentrarse, aislamiento social, pérdida de autoestima.

Se calcula que el 0,5% de la población española padeces este trastorno, que afecta por igual a hombres y mujeres, generalmente aparece entre los 15 y 25 años.

Trastorno límite de personalidad

Se manifiesta en casi todas las áreas del funcionamiento de la persona y sus características más destacadas son la impulsividad y la intensidad en las respuestas emocionales, la inestabilidad en el estado de ánimo y en las relaciones interpersonales.

Su inicio suele coincidir con la adolescencia e inicio de la vida adulta. No se puede establecer una causa-efecto, porque se desarrolla por una combinación de aspectos biológicos y ambientales.

Las personas con trastorno límite de la personalidad presentan una gran variedad de síntomas, entre ellas: frecuentes y repentinos cambios en el estado de ánimo (inestabilidad afectiva), relaciones interpersonales intensas e inestables que alternan entre los extremos de idealización y la devaluación; sentimientos crónicos de vacío, soledad y aburrimiento, predisposición a actuar de forma impulsiva sin valorar las consecuencias, incesante búsqueda de la identidad.

El tratamiento debe ser multidisciplinar, adaptado a las características particulares de cada persona, incluyendo psicoterapia individual, terapia en grupo específica, apoyo y asesoramiento a familiares, tratamiento farmacológico y atención medica.

Los estudios indican que entre el 1% y el 2% de la población general podría estar afectada de Trastorno Límite de la Personalidad.

Toc (Trastorno Obsesivo compulsivo)

Es un trastorno de ansiedad caracterizado por la presencia de obsesiones (ideas y pensamientos de carácter persistente que la persona reconoce como intrusas y absurdas), y que intentará mitigar con las compulsiones (comportamientos o actos mentales de carácter recurrente).

¿QUÉ HACER CUANDO TENGO UN PROBLEMA DE SALUD MENTAL?

Ante cualquier sospecha de problemas con tu salud mental, acude a tu médico de atención primaria, quien valorará la posibilidad de derivarte a la Unidad de Salud Mental donde un especialista, tras una exploración y entrevista clínica, te recomendará la intervención que necesites.

Paralelamente puedes ponerte en contacto con ACEFEP donde podremos informarte y orientarte y comenzar a trabajar tu recuperación a través de nuestros recursos y programas; una recuperación global, integral y psicosocial.

ALGO SOBRE EL SUICIDIO

El suicidio es el mayor problema de Salud Pública de Europa, teniendo una tasa de prevalencia de 11,93 por 100.000 habitantes. Por cada persona adulta que decide quitarse la vida, posiblemente más de otras 20  lo han intentado, y cada suicidio afecta íntimamente al menos a otras seis personas.

El padecer un problema de salud mental, es un factor de riesgo para la conducta e ideación suicida, pero no es exclusivo de esta población.

Sobre esta realidad existen muchos mitos que puedes consultar en nuestro apartado de Campañas.

Si quieres más información sobre este tema o necesitas expresar las preocupaciones que tienes al respecto, no dudes en ponerte en contacto con nosotros  en los teléfonos 956757349 / 608237211